Niñas en la ONU solicitan el cumplimiento de sus derechos

Un llamado a los tomadores de decisión del mundo para que apoyen a las niñas, se transforme la poca valoración social hacia ellas,  mejore la inversión para su desarrollo y se cumplan los derechos de las niñas del mundo fue la petición que realizaron Marling y Marely, las dos niñas embajadoras de Plan Internacional Nicaragua que están participando en la 72ª Sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas que se realiza entre el 12 y 25 de septiembre.

En la conferencia “Unlocking the potential of new generation” realizada ayer expresaron que los principales problemas que enfrentan son el embarazo, el matrimonio o uniones tempranas, la violencia, la poca valoración hacia las niñas, la sobre carga de trabajo doméstico, que limita realizar las tareas de la escuela. Todas estas son dificultades que enfrentan en diferentes niveles, tanto en la familia, comunidad e instituciones.

Marling expresó: “En nuestras familias nos enseñan que nuestra opinión no es importante, por eso no nos escuchan y en nuestras comunidades no nos sentimos seguras, al contrario, sentimos que podemos vivir acoso en todo momento. Además, sentimos que tenemos pocos espacios de participación y dialogo con tomadores de decisión. Esta situación hace que nosotras mismas no nos valoremos y pensamos que nuestra situación mejorará cuando nos casemos o cuando seamos madres, porque socialmente nos animan a ser madres y casarnos pronto.  Nos convertimos así en niñas-madres y nos vemos involucradas en uniones o matrimonios que en realidad no deseamos.

Por su parte Marely manifestó que al participar en el programa Campeonas del cambio promovido por Plan Internacional, le ha ayudado a mejorar su propia valoración y que ella ayuda a otras niñas a mejorar su auto estima.

“Yo he tenido la oportunidad de experimentar procesos vivenciales que me hacen sentir poderosa, porque he aprendido sobre los derechos de las niñas, he aprendido que las niñas tenemos derecho a comunicar nuestros pensamientos, lo he aprendido porque tradicionalmente nos han enseñado a permanecer calladas, he aprendido que la violencia no debe ser parte de nuestras vidas. Las niñas nos empoderamos personalmente, pero también como un colectivo, porque nos transformamos  en niñas poderosas”.

Ambas chicas hicieron hincapié que la metodología implementada por Plan Internacional en sus comunidades permite que también los niños sean campeones del cambio, pues ellos experimentan cambios, transforman su masculinidad dominante por una masculinidad para la igualdad de género.

Hicieron referencia que ellas tienen experiencias reales, que comunidades inseguras se han convertido en comunidades seguras, que familias violentas se han transformado en familias amorosas, que niños y hombres que han pensado que son superiores a las niñas y mujeres, ahora saben que son iguales y que las niñas se han transformado en niñas poderosas.

Los comentarios están cerrados.