"Nos sentimos empoderadas,
defendemos nuestros derechos
con seguridad"
"El poder de las Niñas está en nosotras"
"Creemos en el poder
de la fuerza de nuestras palabras."

"Queremos seguir creciendo
y hacer cosas de nuestro
propio interés"

"Corazones y mentes unidos"

La huella del Girl Power (GPP) -El Poder de las Niñas-

portada-historia

La Alianza por el El Poder de las Niñas el uno de los resultados de Girl Power Program (GPP). El Programa El Poder de las Niñas surgió como parte de la iniciativa global “Alianza por los derechos de las niñas y los niños”, conformada por seis organizaciones holandesas (Free Press Unlimited, Plan Nederland, Child Helpline International, ICDI, Defense for Children Nederland–ECPAT y Woman Win).

En Nicaragua, GPP se enfocó en la prevención de violencia contra las niñas considerando que las raíces de la violencia contra la mujer se basan en la desigualdad en las relaciones de poder y de género, lo cual se manifiesta contra las niñas por el hecho de ser niñas. La comparación de la ENDESA (2006/2007 y 2011/2012) refleja cierta disminución de los diferentes tipos de violencia entre las mujeres de 15 a 49 años, excepto en las adolescentes de 15 a 19 años.  En este grupo de población, la violencia sexual aumentó del 4.6% al 5.1% y la violencia física y sexual del 10.8% al 11.9%.

En Nicaragua, GPP fue ejecutado durante 2011-2015, mediante una alianza entre Plan International y doce organizaciones (Casa Alianza, INPRHU, La Amistad, AMNLAE, Red de Mujeres Chontaleñas, Marijn, CEDEHCA, AMICA, Movimiento de Mujeres Nidia White, Promedia, FCAM y CIEETS); lo cual permitió llegar a 51 comunidades de 15 municipios en los departamentos de Chontales, Boaco, Managua, Puerto Cabezas, Matagalpa, Rivas y León; trabajando de manera conjunta y complementaria en las siguientes estrategias:
El empoderamiento de niñas y adolescentes para protegerse ante la violencia y para su participación en la gestión de propuestas que les permitan ejercer sus derechos.

Protección especial de niñas y adolescentes en situación la violencia, mediante la atención integral en albergues, promoción de mecanismos comunitarios de protección y coordinaciones con instituciones del sistema de protección.

Involucramiento de hombres jóvenes, sensibilizándolos sobre la construcción social de la masculinidad y su rol en la igualdad de género para prevenir la violencia contra las niñas y adolescentes.

Sinergia entre las organizaciones ejecutoras, fortaleciendo capacidades para facilitar la protección de niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, desde una perspectiva de género y derechos.

La campaña, “Sin violencia soy la niña que quiero ser” promovió la denuncia de la violencia contra las niñas, incluyendo la línea 133 de MIFAMILIA y la línea 118 de la Policía Nacional.  Esta campaña aglutinó a las organizaciones e instituciones de diferente naturaleza, concluyendo con una amplia movilización social en la carrera 5K que bajo el lema “corramos para detener la violencia contra la niñas” marcó la conmemoración del Día Internacional de la Niña durante los años 2014 y 2015.

RESULTADOS DE EL PROGRAMA EL PODER DE LAS NIÑAS EN NICARAGUA

1Disminución de la prevalencia de la violencia.  Las niñas y adolescentes expresan que en su entorno familiar y comunitario, la violencia ha disminuido.  La contribución del PGP se refleja en el 40% de aumento de la denuncia de violencia a la línea 133 del  Ministerio de la Familia.

2Niñas, adolescentes y jóvenes reconocen que la violencia es inaceptable.  9,635   NAMJ se han empoderado participando en procesos de capacitación y actividades culturales, lúdicas y deportivas.  Ellas reconocen que la violencia es inaceptable y han aprendido a protegerse y a actuar ante la violencia.  Ahora saben cómo defender sus derechos.

3Niñas, adolescentes y jóvenes acceden a sistemas de protección de calidad.   1,970 Niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en situación de violencia recibieron atención integral en centros de protección especial.  Líderes comunitarios y personal de las organizaciones identifican y remiten casos de violencia al sistema de protección, donde no hay albergues.

4Comunidades reconocen que la violencia contra las Niñas, adolescentes y jóvenes es inaceptable.   733 Líderes fortalecieron sus capacidades para la defensoría social comunitaria. Se logró despertar la conciencia de las comunidades contra la violencia hacia las niñas; donde el PGP fue ejecutado, líderes, maestros, padres y madres de familia reconocen y actúan contra la violencia hacia las niñas.
5Gobierno actúa para una mejor protección de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, ante la violencia.  En el período hubo un avance significativo al incluir en el Código de Familia la sanción del castigo corporal como forma de disciplina a niños y niñas.  En algunos municipios se logró que los gobiernos locales tomaran decisiones de protección ante las demandas de las NAMJ.  La campaña “Sin Violencia soy la niña que quiero ser” incluyó el llamado a las líneas 133 del Ministerio de la Familia y 118 de la Policía Nacional.

6  OSC participantes reconocemos el aprendizaje conjunto y hemos fortalecido los mecanismos de protección a las niñas, desde una mirada de género.  Hemos aprendido a trabajar juntas,  el financiamiento del GPP concluyó en diciembre 2015 y la Alianza por el Poder de las Niñas continúa viva, trabajando por la sostenibilidad de acciones contra la violencia hacia las niñas, ha trascendido a un Movimiento por las Niñas.

“Gracias al programa El poder de las niñas, ahora conozco mis derechos, soy una chica segura de mí misma, vencí mis temores, soy sociable y tengo el valor para denunciar a los abusadores y de apoyar a niñas, niños, adultas violentadas y abusadas. Unámonos todos y todas, yo sé que podemos cambiar nuestro mundo”
Cinthia, Bilwi. Puerto Cabezas.

TRASCENDIMOS DE UN PROGRAMA A UN MOVIMIENTO

En el 2015 concluimos el Programa El Poder de las Niñas porque se acabó el financiamiento, pero  nuestro compromiso y voluntad de seguir trabajando en alianza contra la violencia hacia las niñas había crecido y se había fortalecido.   Así, iniciamos el 2016 con una sesión de análisis de situación, tratando de identificar lo que podíamos hacer para seguir avanzando, entendiendo el contexto y los recursos con los que contábamos cada una de las organizaciones y lo que podíamos hacer juntas.

Queremos ser un movimiento nacional por el Poder de las Niñas, que trascienda con la participación de las familias, comunidad, medios de comunicación, iglesias, empresas privadas; personas naturales y jurídicas.  Un movimiento que haga sentir las voces de las niñas y adolescentes para influir en la opinión y política pública hasta lograr la protección de sus derechos y la prevención de la violencia y el embarazo.  Sobre esta base, definimos nuestra misión y visión, un plan de trabajo y mecanismos básicos de funcionamiento.
En el 2016, planificamos y logramos hacer la III Carrera 5K por las Niñas sobre la base de la experiencia de los dos años anteriores, pero esta vez auto gestionada.  Conseguimos apoyo de algunas empresas privadas, de los medios de comunicación y de organizaciones comprometidas con los derechos de las niñas; también por primera vez, la inscripción a la carrera tuvo un costo de C$250.00 por participante y los fondos recaudados han sido utilizados para cubrir costos de estudio de niñas y adolescentes víctimas de violencia en albergues de Managua.

Cada organización ha conmemorado el Día Internacional de la Niña (11 de Octubre) y continuamos compartiendo experiencias, ideas y desafíos para sostener acciones de protección a las niñas y adolescentes, confiando en nuestras propias capacidades y en el trabajo en alianza que nos hace más fuertes para trascender al desarrollo del movimiento por las niñas.

11 Organizaciones hemos dado origen a este Movimiento por el Poder de las Niñas a partir de nuestro trabajo cotidiano por el empoderamiento y protección de las niñas y adolescentes: Casa Alianza, INPRHU y CIEETS en Managua; Asociación La Amistad en Matagalpa, AMNLAE en Chontales y Boaco, De Humo TV con cobertura nacional; Fundación Marijn, AMICA, CEDEHCA y Movimiento de Mujeres Nidia White en la RACCN y Plan en Boaco, Chontales, Madriz, Chinandega y San Rafael del Sur.

Contamos con vos por el Poder de las Niñas, para responder a esa voz que nos dice:
Sin violencia soy la niña que quiero ser!