Pronunciamiento día de la Mujer – Madriz

Este 8 de marzo día internacional de la mujer, nos tomamos de la mano con abuelas, mujeres, jóvenes y niñas en el avance y el tejer de conocimientos, experiencias y pensamientos que nos encamine hacia un buen vivir en nuestro país.

En la búsqueda de una vida más justa y equilibrada las mujeres y las niñas hemos marcado en la historia giros importantes luchando contra un sistema patriarcal excluyente y discriminador que hace invisible los aportes que nosotras hemos realizado a favor de una sociedad más justa. Este día es para evaluar la condición, posición y la toma de decisiones de las mujeres y niñas en el país. Conmemoramos para tener presente a todas aquellas mujeres, niñas y adolescentes que han sido asesinadas de manera cruel e inhumana y  a mujeres y niñas valiosas que día a día aportamos a nuestra sociedad y comunidades para que sean diferentes, más dignas y mejores.

Reconocemos que las mujeres y niñas somos poderosas agentes de cambio, con capacidad para transformar positivamente nuestras vidas, las de nuestras familias y comunidades, por eso invertir en nuestra educación contribuye a romper el círculo de pobreza y violencia.

Es importante reconocer el aporte de las mujeres, jóvenes y adultas, a la economía de la familia, la sociedad y al país, a través de nuestro trabajo en la casa, labores domésticas, como docentes, artesanas, obreras y profesionales, que ejercemos trabajo arduo con baja remuneración en pequeñas y grandes empresas, cuido y crianza de niños y niñas, trabajo social – comunitario que no se remunera pero que tiene un gran significado para el desarrollo de las comunidades, siendo aliadas valiosas en el trabajo que desarrollan con las Instituciones gubernamentales y  Organizaciones de la sociedad civil, las Iglesias, Universidades, Escuelas y en el campo asumiendo nuestro rol de promotoras que fomentamos el cuido y protección de la madre tierra, con quien tenemos una relación afectiva, promovemos la alimentación sana en la familia y a pesar de no tener tierras propias cultivamos nuestros  patios y comercializamos sus productos. La jornada de las mujeres, adultas, niñas y jóvenes, en periodos de siembra y cosecha se duplica, pero lo asumimos con amor y responsabilidad pensando en el bienestar de la familia.

Nuestro Reconocimiento a las mujeres que hemos ido más allá, rompiendo esquemas, demostrando nuestras fortalezas y avanzando paso a paso en el ejercicio de nuestros derechos y los de nuestras comunidades.

Los comentarios están cerrados.