Sarahi, una niña atleta

Sarahi es la menor de tres hermanos, vive con su mamá, sus abuelitos y sus tías “mi papá no vive con nosotras pero me apoya, casi siempre hablamos sólo por teléfono y me anima a que yo siga adelante”. Actualmente cursa primer año de la licenciatura en Farmacia en la Universidad Central de Nicaragua, sede Jinotepe - Carazo.

No todo ha sido color de rosa durante sus ocho años de carrera deportiva, en su municipio no hay condiciones para practicar esta disciplina por lo que el estadio de béisbol es la única opción. Sarahi entrena todos los días de 6:30 a 8:00 de la mañana o de 3:00 a 5:00 de la tarde según su horario de clases se lo permita, sin embargo, aunque ya no es una niña que su mamá debe llevar a sus entrenamientos, nunca ha dejado de asistir.

“Me ha pasado que aveces no quiero seguir practicando porque los entrenamientos son demasiado fuertes y ya mi cuerpo no lo aguanta, mi mente se cierra y ya no quiero, pero mi entrenador lo que nos dice es que la mente manda al cuerpo, entonces hay que aguantar todo el sacrificio que hacemos” nos cuenta.

Esta joven atleta de 18 años ha viajado por todo Centroamérica y México representando a Nicaragua, el torneo más reciente fue el Centroamericano Juvenil en el que ganó medalla de oro, “la primera vez que viajé fuera de Nicaragua tenía 11 años, fue a un centroamericano escolar en Guatemala y ahí fue campeona centroamericana en 300 vallas” dice orgullosa.

Sarahi es una joven dulce, esforzada y con metas claras “quiero terminar mis estudios y seguir en atletismo, estoy poniendo mi mayor empeño para estar en los juegos centroamericanos que se van a realizar ahorita en diciembre, se siente bonito representar a mi país”.

Para esta adolescente el cariño de su familia y amigos le ha servido de apoyo e impulso para lograr sus metas “cuando yo les platico que voy a competencia nacionales o centroamericanas mis amigos se emocionan, me felicitan y me dicen que siga adelante siempre, ellos me dicen que quieren que gane que me traiga el oro y mi familia está muy orgullosa de mi”.

Sarahi desea inspirar a otros jóvenes para que al igual que ella practiquen deportes “mi mensaje a la juventud es que sigan mi ejemplo, hagan deporte el que les guste, si no es atletismo, béisbol, fútbol o cualquiera, pero que no se queden con las manos cruzadas” aconseja.

¡Niñas seguras, Nicaragua más fuerte!

 

 

Los comentarios están cerrados.